Encontrar nuevos significados: disfrutar y competir.

Soy La Fuerza

 

 “La elegancia y agilidad, la resistencia y perseverancia, el optimismo y la confianza, eso es el juego, la búsqueda de la excelencia en el cuerpo, espíritu y mente”.  Stuart Brown

 

En la entrada de hoy vamos a hablar de dos actitudes clave para desarrollarnos en cualquier ámbito profesional, nuestra predisposición para disfrutar y para competir.

Siendo dos asignaturas que están presentes en nuestras diferentes etapas vitales, su búsqueda, negación o exigencia han generado muchas de nuestras confusiones y frustraciones profesionales.

Mi intención en este caso es simplemente reflexionar sobre su influencia en nuestra motivación, entusiasmo y desarrollo personal.

Sacarle el jugo al momento

Disfrutar viene del latín dis (separar) fructus (fruto), separar el fruto, sacarle el jugo a algo, gozar de algo. Cuando realizamos algo por el disfrute que nos aporta en lugar de por alguna razón externa que justifique lo que hacemos, la energía la encontramos en la misma actividad que estamos realizando, en el proceso.

Cuando el trabajo, por ejemplo, se convierte exclusivamente en una manera de hacer dinero o adquirir un mayor estatus, corremos el riesgo de olvidarnos de los motivos que nos hacen disfrutar de él, perdiendo así nuestra capacidad para fluir, jugar, crear y contribuir.

En nuestro día a día, podemos aprender a amar lo que hacemos, centrando nuestra atención en los detalles que nos permiten estar atentos al momento presente, dejando de lado las expectativas futuras, los juicios, miedos y las comparaciones que tanto merman nuestra motivación y nuestro desempeño.

 

“Empezamos a disfrutar cuando nos liberamos de la tiranía de las recompensas y los castigos externos”. Csikszenmihalyi

 

Recordar lo que nos genera disfrute es una manera de aumentar las motivaciones intrínsecas, para ello, nos servirá activar los siguientes puntos:

  • Desarrollar la capacidad sensorial y kinestésica.
  • Identificar cuáles son los valores que realmente son importantes para mí.
  • Aprender a dominar las habilidades de mi profesión.
  • Identificar y afrontar desafíos de aprendizaje.

Soy la fuerza

Competir o buscar juntos

La palabra competición viene del latín con petire, que significa “buscar juntos”; es decir, una buena manera de desarrollar nuestras habilidades es ponerlas en común con otros profesionales, con el fin último de superarnos a nosotros mismos, buscar lo mejor dentro de uno mismo.

La competición es también una poderosa fuente de motivación, sin embargo, cuando “situarnos por encima de” o “no parecer menos que” es todo lo que importa, el proceso se convierte en un medio y la competición se convierte en el fin, lo que nos puede llevar a descentrarnos, desestabilizarnos o desmotivarnos.

No muchos nos enseñaron el significado de estas palabras, tal vez el ejemplo que vimos en otros no nos funcionó o nos limitó y puede que hoy lo sigamos repitiendo; si es así, podemos replantearnos el significado que le damos a la competición, para convertirla en aliada de nuestra capacidad para dar lo mejor y disfrutar.

SSI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *